Per què no penjar els Deu Manaments a les aules?

Santiago Cañamares escriu al mitjà El Español sobre els conflictes que ha generat la presència de símbols religiosos a escoles públiques i les maneres en què s’han enfrontat a aquesta situació a Europa i als Estats Units.

Con cierta frecuencia, la realidad se repite. En Estados Unidos, el estado de Luisiana ha aprobado una ley para colgar los Diez Mandamientos en las aulas de los colegios públicos.

La Gran Sala del Tribunal Europeo consideró que el crucifijo no era solamente un símbolo religioso, sino también un elemento representativo de los valores y principios que se encuentran en la base de la democracia y de la civilización occidental. Se trataba, en todo caso, de un símbolo religioso pasivo cuya influencia sobre los alumnos no podía ser comparada con el rezo de oraciones o con la participación en actividades religiosas.

Desde mi punto de vista, la clave para entender esta diferencia de criterio se refleja muy bien en la sentencia Lautsi, donde el juez Bonello, después de subrayar que la neutralidad religiosa del Estado no implica una amnesia relativa a las tradiciones históricas y culturales, subraya que para resolver estos conflictos se debe poner el acento en defender los derechos humanos y no en garantizar la laicidad o cualquier otro modelo de relación de los Estados con las religiones.

Llegeix l’article complet aquí.

Related posts

Leave a Comment